periquito.es.

periquito.es.

Entrenando a tu periquito para que se suba a tu dedo

Introducción

Los periquitos son una de las aves más populares como mascotas debido a su tamaño pequeño, su colorido plumaje y su facilidad para adaptarse a una vida en cautiverio. Son animales inteligentes, sociables y divertidos que pueden ofrecer a sus dueños una gran compañía. Pero para poder disfrutar plenamente de su presencia, es importante establecer una relación de confianza con ellos. Uno de los primeros pasos para lograr esto es entrenarlos para que se suban a tu dedo. En este artículo aprenderás todo lo que necesitas saber para lograrlo de manera efectiva y segura.

1. Comprender la naturaleza de tu periquito

Antes de comenzar el entrenamiento, es importante entender la naturaleza de tu periquito. Los periquitos son animales presa en la naturaleza y, por lo tanto, son naturalmente cautelosos y desconfiados ante cualquier amenaza potencial. Para un periquito, una mano extendida hacia él puede ser vista como una amenaza, lo que puede hacer que se asuste y se aleje. Por otro lado, los periquitos son animales sociales y a menudo anhelan la compañía humana. Si tu periquito no está acostumbrado a la interacción humana, es posible que se sienta incómodo o temeroso al principio. Por lo tanto, es importante ganar la confianza de tu periquito y hacer que se sienta cómodo a tu alrededor antes de comenzar el entrenamiento.

1.1. Comienza con una aproximación gradual

Para empezar, comienza acercándote lentamente a tu periquito y hablándole suavemente. Si tu periquito se pone nervioso o comienza a alejarse, detente y retrocede. Continúa este proceso gradualmente hasta que tu periquito se sienta cómodo en tu presencia.

1.2. Ofrece comida como incentivo

Los periquitos son animales que disfrutan de la comida, y puedes usar esto a tu favor como incentivo para que se acerquen a ti. Ofrece a tu periquito algunas semillas como recompensa cada vez que se acerque a ti sin miedo. Esto lo alentará a acercarse a ti con más frecuencia en busca de una recompensa y establecerá una asociación positiva en su mente entre tú y la comida.

2. Entrenamiento para que se suba a tu dedo

Una vez que tu periquito se siente cómodo en tu presencia, puedes comenzar el entrenamiento para que se suba a tu dedo. Este proceso puede llevar algún tiempo, y es importante ser paciente y no apresurarlo.

2.1. Comienza con una perchita

Antes de intentar que tu periquito se suba a tu dedo, es recomendable utilizar una perchita para que se suba a ella. Coloca la perchita en el interior de la jaula, cerca de donde se encuentra tu periquito, y coloca una semilla en el extremo de la perchita. Tu periquito debería subirse a la perchita para alcanzar la semilla. Cuando tu periquito se haya acostumbrado a subirse a la perchita, puedes comenzar a intentar que se suba a tu dedo.

2.2. Establece una rutina

Establece una rutina regular para el entrenamiento. Hazlo diariamente a la misma hora y en el mismo lugar. Esto ayudará a tu periquito a acostumbrarse rápidamente a la idea de subirse a tu dedo y crear una asociación positiva con el proceso.

2.3. Coloca tu dedo en la perchita

Una vez que tu periquito esté cómodo subiéndose a la perchita, puedes comenzar a acercar tu dedo a la perchita. Coloca tu dedo cerca de la perchita y ofrece una semilla para que tu periquito la tome. Haz esto varias veces para que se acostumbre a vuestra cercanía.

2.4. Aumenta la proximidad

Una vez que tu periquito se sienta cómodo tomándola de la semilla en tu dedo, puedes comenzar a acercar tu dedo a su pata cuando toma la semilla. Haz esto gradualmente hasta que tu periquito se suba a tu dedo por completo.

2.5. Refuerza positivamente

Es importante reforzar el buen comportamiento de tu periquito y ofrecerle mucha alabanza y recompensas en forma de semillas cada vez que se suba a tu dedo. Esto lo animará a hacerlo una y otra vez y mejorará su confianza en sí mismo.

Conclusion

El entrenamiento para que tu periquito se suba a tu dedo lleva tiempo y paciencia, pero puede ser beneficioso para establecer una relación cercana y duradera con tu ave. Es importante recordar que los periquitos son animales cautelosos y desconfiados por naturaleza, y que este entrenamiento es un proceso gradual que requiere paciencia y amor. La clave para el éxito es empezar con pequeños pasos, ser consistente y reforzar positivamente el buen comportamiento de tu periquito. Si sigues estos consejos, estarás en el camino correcto para tener un periquito que se suba a tu dedo en poco tiempo.